Chupar cabeza gambas

Chúpame la cabeza de las gambas

Están en una boda un chico y una chica que se acaban de conocer y le dice él a ella:

– ¿Te gusta la cabeza de las gambas?

– Si, me gusta chuparla.

– ¡Di que sí!, ¡A la mierda las gambas!