Lamer pecho

Una joven madre, salía desnuda de la ducha para vestirse en su cuarto, cuando de repente aparece su hijo de cinco años. Entonces el pequeño al verla, se para y le dice:

– Mamá, ¿qué tienes ahí?

A lo que la madre responde:

– Pues hijo, esto que tengo aquí, mis pechos, son dos globos, que cuando me muera me elevarán al cielo donde estaré eternamente.

Pasó una semana y el padre, un día por la tarde llegaba de trabajar y se sentaba en el sofá. Entonces el pequeño se acerca al padre llorando y le dice:

– Papá, que mamá se está muriendo…

– Pero, ¿por qué hijo? ¿Qué ha pasado?

– Porque vi a mamá con un señor que le estaba inflando los globos y ella estaba gritando: “¡que me voy!, ¡que me voy!, ¡AAahhh!”…