Sirvienta

Está un niño pequeño jugando en el salón, y cuando llega su madre le dice a la madre:

– Mamá, ¿sabías que la sirvienta se iba de casa?

A lo que la madre contesta:

– ¿Por qué lo dices, hijo?

– Porque estaba gritando todo el tiempo: “me voy, me voy, me voy…”. Y si no fuese por papá que la tenía agarrada por detrás, se nos iba…