El viejo cura del conventoEsto es un viejo cura de un convento al cual las monjas le tenían que ayudar a ducharse. Pero un día llega una monja nueva al convento a la que le toca a duchar al padre.

Al terminar de ducharle, va a junto a la madre superiora y le dice:

– Madre, el viejo cura en la ducha me dijo que yo tenía una cerradura y él una llave que abriría la puerta del paraíso al meterla. También me dijo que el camino a la gloria sería algo doloroso, como así fue, y ambos llegamos al paraíso.

A lo que la madre superiora contesta:

– ¡Qué viejo este! Pues a mi me dijo que el tenía la trompeta del ángel Gabriel y yo se la llevo soplando ya unos veinte años…