El cura de los veinte euros

Va un joven a confesarse, y le dice al cura:

– Padre, he pecado cagándome en el altísimo. ¿Qué puedo hacer para dejar de hacerlo?

– Hijo, cada vez que lo hagas, coges veinte euros y se los das a la primera persona que veas. Esto, como te afecta a tu dinero, hará que poco a poco dejes de cometer este pecado.

Al cabo de unos días, va el joven por la calle y sin querer suelta una blasfemia contra Dios. En esto que viene una prostituta muy guapa de frente con un cuerpo de escándalo y le dice:

– Hola chica, toma veinte euros.

– Que no, que no te los quiero.

– Que si mujer, que me ha dicho el cura del pueblo que te dé los veinte euros.

– Aaaahhh!!! Claro, es que el cura del pueblo es un cliente habitual…