camarero con bandeja

Está una señora en la terraza de un bar tomando un poco el sol y leyendo un interesante libro. En esto que pasa por allí el camarero, la señora levanta la vista de sus páginas y le dice:

– Camarero, tráigame una botella de agua, por favor, si es usted tan amable.

El camarero, entra al establecimiento, y sale con la botella de agua para la señora:

– Aquí tiene su agua.

– Disculpe, ¿la tiene grande?

A lo que el camarero contesta:

– Pues no se vaya a pensar usted, pero son estos pantalones que me quedan un tanto estrechos y se me debe de notar…