Mear en la piscina

En plena época de verano, sois muchos los que visitáis las piscinas públicas donde en ocasiones hay que tener cuidado con las pérdidas de orina, dado que os puede pasar como ocurre en el siguiente chiste…

Esto es una piscina pública donde está el vigilante en su puesto. Se acerca a la piscina y dice:

– ¡Oiga! ¡Oiga! ¡¡Está prohibido mear en la piscina!! ¡¡El líquido rojo le delata!! ¡¡Salga de ahí inmediatamente!!

– Es que… tengo la regla.

– Por favor, caballero.