Los pecados del confesionario

Llega una mujer muy pecosa a la iglesia, se mete en el confesionario y dice:

– Ave María purísima.

– Sin pecado concebido. ¿Pecas hija?

– Hasta en el culo, padre…