La rubia y el señor de los anillos

En una fiesta de la parroquia:

– Rubia! ¿Has visto el señor de los anillos?

– Si, pero no le compré nada.