La fiesta de los veinte años

Le dice un amigo a otro:

– Oye Juan, te invito a mi fiesta de veinte años.

– Bueno, pero yo a los tres meses me vuelvo que aún me van a echar en falta en casa.