La calle Saboya

Va un señor por la calle y le pregunta a otro:

– Oiga, por favor, ¿la calle Saboya?

– Hombre, si va usted saltando, ¡¡¡claro que se abolla!!…