La A del oculista

Está un señor en el oculista sentado en un taburete y el oculista le dice:

– Mire aquella pizarra y dígame qué letra es esa.

– Es la A.

– No se precipite, por favor, dígame ahora la letra.

– La A.

– No se ponga nervioso porque también me está poniendo nervioso a mi. Relájese y dígame ahora qué letra ve.

– Sigue siendo la A.

– Espere que me acerco yo… ¡¡¡Coño, si es la A!!!…