El vecino de las cuatro de la madrugada

– Qué mala persona es mi vecino. ¿Pues no se pone a llamar a mi puerta a como un loco a las cuatro de la madrugada? ¡Casi se me cae el taladro al suelo del susto!