El pedo de María

Tras la muerte de su perro Boby, María estaba bastante triste. Un día quedó con sus amigos y llegó un momento que decidió separarse del grupo y se alejó un poco hacia la sombra de un bello árbol.

Cuando Eustaquio la vió dijo:

– María! qué tal estás? te alejaste de nosotros porque estás triste tras la muerte de Boby?

A todo esto María muy convencida de su respuesta dijo:

– No!, solo era para tirarme un pedo.

Moraleja: “No todo es lo que parece”