El genio y el rico

Va un hombre por el desierto. Se encuentra una lámpara mágica, la frota y sale el genio.

– Buenos días, le concedo un deseo.

– Hazme rico.

Y se lo comió.