El borracho y el sargento

Va un borracho por la calle y se tropieza con un militar. Le dice el borracho:

– ¡Disculpe mi sargento!

– ¿Cómo que sargento? ¿Usted no ve las estrellas?

– Oh, si, disculpe mi cielo.