El borracho en la iglesia

Entra un borracho en la iglesia, justo cuando el sacerdote levanta el cáliz y dice:

– ¡¡Amigo, a esta copa invito yo!!

Un cura, que estaba en el confesionario, echa la cabeza y ordena silencio:

– sshshshshshshsh…

A lo que el borracho responde:

– ¡Y tú tranquilo! ¡Que cuando acabes de cagar te invito a otra copa a ti también!…