Cambiarse el nombre

Llega un hombre al registro y le dice al funcionario:

– Buenos días, ¿es aquí para cambiarse el nombre?

– Si, dígame, ¿cómo se llama?

– Ricardo Caca.

– ¿Y qué nombre quiere que sea el nuevo?

– Jose Caca.