El colmo de un reloj de pared

¿Cuál es el colmo de un reloj de pared?

– Tener cara y manecillas y no lavárselas, tener cuartos y no habitarlos, tener medias y no ponérselas y andar sin tener pies.