Viejo resistencia sexual

Va un viejo al médico, y al llegar junto al doctor, éste le pregunta:

– Buenos días, señor, cuénteme. ¿Qué le pasa?

– Pues mire usted. He cogido una novia jovencita y me quería casar. El problema es que cuando voy por el primero, lo llevo bien. Al llegar al segundo, me fatigo un poco. En el tercero me tiemblan ya las piernas del cansancio, y al cuarto ya me caigo desplomado…

En doctor, lo observa durante un momento, y le dice:

– Pero usted, ¿usted cuántos años tiene?

– Pues tengo ochenta y siete señor.

– Y a su edad, ¿qué más quiere?, ¿no ve usted que ya va muy mayor? ¡Su resistencia sexual es excelente!

– Pues quiero llegar al quinto, que es donde vive ella…