Las rodillas hinchadas

Está un matrimonio de viejos en la sala de espera del médico uno frente al otro, a lo que el viejo le dice a su mujer:

– Cariño, parece que te noto dos hinchazones en las rodillas.

A lo que la mujer contesta:

– No, mi amor, es que hoy no me puesto sujetador.