Las piernas arqueadas y el colesterol

Va un viejo por el parque con las piernas arqueadas y un amigo suyo que lo ve, le pregunta:

– Hombre Manuel, ¿pero por qué vas con las piernas arqueadas y caminando de esa forma?

– Pues por el colesterol, que me ha dicho el médico que lo tengo alto.

– ¿Y eso que tendrá que ver con las piernas arqueadas?

– ¡¡Pues porque me dijo que los huevos ni tocarlos!!…