Hacer el amor con ochenta y cinco

Va un viejo al médico y le dice:

– Doctor, tengo ochenta y cinco años y necesito algún tratamiento para poder hacer el amor, pero que no sea Viagra, pues tengo problemas cardiovasculares.

– Pues para eso señor, lamento decirle que no hay nada… A su edad no es posible.

– ¿Ah no? Pues un amigo mío que también tiene ochenta y cinco años y me dice que lo hace todos los días.

– Pues haga usted lo mismo, dígale que también lo hace…