El culo que se duerme

Se encuentran dos viejos sentados por la tarde en un banco y le dice uno al otro:

– Manolo, se me ha dormido el culo.

– Ya, ya lo sentí roncar tres o cuatro veces.