borracho orinando en la calle

Está un señor todo borracho meando en la calle detrás de un contenedor de la basura, y justo pasa una señora mayor que iba a la misa de las doce. En esto que la señora se para y le dice al borracho:

– ¡Pero qué horror!, ¡Qué bestia!, ¡Qué monstruo!

Entonces el borracho, corta la meada, se queda mirando a la señora y le dice:

– Pase tranquila señora, que tengo al monstruo agarrado por el cuello…