Pescadero que sabe amar

¿Para saber amar hay que ser pescadero?

Llega una chica joven a casa de su novio y le dice:

– Juan, que sepas que te dejo por tu amigo Alberto.

– ¿Cómo? ¿Pero qué tiene él que no tenga yo?

– Es que él me sabe amar.

– Ah, claro, es que él es pescadero…

– ¿Eh?…