Obsesión con el fútbol

En el salón de una casa está un matrimonio viendo la televisión…

– Cariño, estás obsesionado con el fútbol y creo que me haces falta…

– ¡Qué falta! ¡Qué falta! ¡Si ni te he tocado!!!