Marido amo de casa

Un marido ejemplar

Llega una mujer de trabajar y le dice a su marido:

– Cariño, ponte a fregar el suelo y cuando termines eso haces las camas. ¡Ah! Y no te olvides de hacer la comida después, tal y como a mi me gusta.

El marido, la oye, y con voz tierna le dice:

– Vale mi amor, pero cuando acabe de planchar.