Mujer andando bajo lluvia

Estas son las reflexiones de un hombre un día de lluvia, sentado en el sofá:

– Han pasado ya doce horas desde que ha empezado a llover, y mi mujer sigue mirando por la ventana. Si sigue así, tendré que dejarla entrar…