La fea que juega al escondite

Era una mujer tan fea, tan fea, tan fea, que si marido no le hacía caso. Un día le dice ella a él:

– Cariño, ¿Qué te apuestas a que si me escondo no me encuentras?

A lo que el hombre contesta:

– ¿Y tú qué te apuestas a que si te escondes, tampoco te voy a encontrar?…