Hoy preparo yo la cena

Llega una mujer de trabajar a las nueve de la noche a casa y se encuentra a su marido con un delantal puesto. Le dice el marido:

– Cariño, no te preocupes que hoy hice yo la cena.

La mujer se sienta, prueba la comida y exclama:

– ¡Pero qué asco! ¿Qué es esto?

– ¡Pues no lo entiendo mucho, porque los perros que aparecen en la lata parecen muy contentos!