El remedio de la casa sucia

Llega una mujer a casa de trabajar y recuerda que le había dicho a su marido, que limpiase la casa para cuando ella llegase.

– ¡Alejandro! Te he dicho mil y una veces que limpies la casa, ¡¡¡que no quiero verla sucia!!!

– Cariño, pues apaga la luz y verás cómo se resuelven todos nuestros problemas…