Mujer casada

Va una mujer dando un paseo con su marido por el parque, y justo debajo de un bonito árbol, le mira a los ojos y le suelta:

– Cariño, recuerdo que cuando éramos novios me llevabas a todos los sitios. Íbamos al cine, a cenar, al teatro, me llevabas de viaje cada poco tiempo, etc. Pero ahora no sé por qué, no me llevas a ningún sitio, no me sacas de casa…

– Cierto, cielo, pero es que yo no salgo con mujeres casadas…