El café de tus ojos

– ¿Me invitas un café?
– Sí, vamos al mejor café del mundo.
– ¿Ese cuál es?
– El café de tus ojos.
– ¿No traes dinero verdad?
– No.