Donde has dejado al niño

Llega Ana a casa y le pregunta a Sergio, su marido:

– ¡Sergio! ¿Dónde está el niño?

– Le metí en cama, está acostado ya.

La mujer va a mirar en la habitación del niño y exclama:

– ¡¡¡Sergiooo, aquí hay un pollo!!!

– ¡¡¡El hornooo, correeee apaga el hornooo!!!