Cariño, ya está dentro?– Cariño, ¿ya está dentro?

– Sí, ¿Te lastima?

– Un poco, mételo despacito, que duele un poco cuando entra.

– Vale, pues cambiemos de zapato, este no es tu número.