Tenemos una llamadaLlama un hijo a su madre y le dice:

– Mamá, ¿a qué no adivinas dónde estoy?

– Ahora no puedo hablar, hijo, llámame luego…

– Mamá! Es que estos señores me dicen que solo tengo derecho a una llamada!!