Padre e hijo

Ya sabéis, todos los hombres solteros van al infierno

Le pregunta un niño pequeño a su padre:

– Papá, ¿es cierto que los hombres van al infierno?

– No, hijo. Eso solo les pasa a los hombres solteros. Los casados ya pagamos la penitencia aquí en la Tierra.