La serpiente que cobra

Llega un niño llorando a su casa y le dice a su madre:

– Mamaaaa… me ha mordido una serpiente…

– ¿Cobra?

– No, no cobra, que me ha mordido gratis…