Niño chino

Están en la comisaría central de la ciudad y suena el teléfono de emergencias:

– ¡Hola, policía! ¡Un lobo!

– Bueno señor, pues haga el favor de llamar al zoológico, que ya se encargan ellos de capturarle.

– ¡No!, ¡¡que están lobando un banco!!

– ¡Maldito chino!, jajaja

– ¡¡Lo sé, soy telible!! jajaja