El que solo sale con mujeres casadas

Mujer casada

Va una mujer dando un paseo con su marido por el parque, y justo debajo de un bonito árbol, le mira a los ojos y le suelta:

– Cariño, recuerdo que cuando éramos novios me llevabas a todos los sitios. Íbamos al cine, a cenar, al teatro, me llevabas de viaje cada poco tiempo, etc. Pero ahora no sé por qué, no me llevas a ningún sitio, no me sacas de casa…

– Cierto, cielo, pero es que yo no salgo con mujeres casadas…

El viejo en el control de alcoholemia

Control de alcoholemia

Va un señor mayor con su viejo coche por la carretera, y justo al pasar una rotonda se encuentra unas luces policiales que indican un control de alcoholemia. Un agente le hace señas para que se detenga y le dice:

– Buenas noches caballero, control de alcoholemia. Coloque aquí la boquilla y sople de forma continuada hasta que yo le avise.

El señor, empieza a soplar, y al terminar le dice el guardia:

– ¡Pero señor! ¡Usted va conduciendo borracho! ¡¡Mire, ha dado 2,45 de alcohol en sangre!!

A lo que el señor, se sorprende y exclama:

– ¡¡¡Dios mío!!! ¡¡¡Las gres menos cuarto ya!!! Me voy que mi mujer me mata de lo tarde que es…

La mujer del aumento de pecho

Aumento de pecho

Llega una joven mujer a una exclusiva clínica privada y le dice al doctor:

– Buenos días, quisiera ponerme un aumento de pecho. Lo he pensado bastante y ya me he decidido.

A lo que el doctor responde:

– ¿Y su marido la apoya?

– No, no, de momento solo me opero yo el pecho.

La mujer que conoce el pene

Comprobando el pene

Llega una mujer al departamento forense de su hospital y le dice el doctor:

– Señora, no hemos podido recuperar todo su cuerpo, pero tenemos lo que podría ser su pene. ¿Usted podría reconocerlo?

– Si, pero me temo que no es él.

– ¿Está usted segura?

– Si, absolutamente, y le diré más, no es su pene ni de ningún hombre del pueblo…

El fútbol y la religión

chico viendo el futbol

Está un chico en su casa viendo un apasionante partido de fútbol que estaban echando por la televisión y le justo entra su madre al salón:

– Pero hijo mío, no le grites a la tele mientras ves el fútbol, pues los jugadores ni el árbitro pueden escucharte.

El joven, se da la vuelta, mira a su madre y le responde:

– Muy bien mamá, ahora si quieres puedes irte a la iglesia a hablarle a una figura de yeso…

La profesora te dice qué vas a ser de mayor

Profesora sexy

Esto es una maestra muy guapa y atractiva, que está en la escuela con sus alumnos y les dice:

– A ver niños, ustedes díganme la parte de mi cuerpo que más les gusta, y yo les diré qué profesión tendrán cuando sean mayores. A ver Pepito, ¿qué parte de mi cuerpo te gusta más?

– A mi me gusta su pelo, profesora.

– Muy bien, Pepeito, pues tú de mayor serás un buen peluquero.

– Y a ti, María, ¿Qué parte de mi cuerpo te gusta más?

– A mi sus ojos señorita.

– Muy bien María, pues tú de mayor serás oculista.

Después de preguntar a algunos alumnos, llega a Jaimito y le dice:

– A ver Jaimito, a ti, ¿Qué parte de mi cuerpo te gusta más?

– ¡¡Señorita, yo simplemente le diré que de grande quiero ser lechero!!…

La confesión de un feligrés ferviente en el amor

Sacerdote confesando

Llega un joven a la iglesia parroquial para realizar una confesión y le dice al sacerdote:

– Vea Padre, tengo un problema y creo que es un pecado grande…

– Cuéntame hijo, adelante.

– Verá usted, es que el otro día, estaba con mi novia, yo solo, ella sola, en su casa solos y… le hice el amor fervientemente.

– Bueno hijo, eso tiene remedio con una penitencia que te voy a poner.

– No, no, Padre, es que hay más. Hace tres días, estuve con la madre de mi novia, ella sola, yo solo, en un parque solos y… le hice el amor fervientemente.

– ¡Uy hijo! Eso es aún más grave…

– Es que Padre, la cosa no quedó ahí, porque justo ayer que coincidí con la vecina, estaba ella sola, yo solo, en su casa solos y… le hice el amor fervientemente.

Entonces el cura, recoge sus cosas y sale corriendo de la iglesia y el feligrés le dice:

– ¡¡¡Pero Padreeeee!!! ¿¿A dónde va corriendo??

– ¡¡Claro hijo!! Es que estoy yo solo, tu solo en la iglesia solos y me ha entrado el miedoooo….

Mi hija y el fontanero

Fontanero guapo

Está una madre con su hija a la puerta de su casa y la madre ve como la hija está hablando con el fontanero que estaba arreglando una tubería. La madre exclama:

– ¡Hija! ¡¡No ligues con el fontanero, que podría ser tu padre!!

A lo que la hija responde:

– Tranquila mamá, para mí el amor no tiene edades. No me importa lo mayor que sea.

– Hija, creo que no me has entendido…